Home Blog Todo lo que no sabías de los stilettos

Todo lo que no sabías de los stilettos

written by Ana Cantarero 08/08/2016

¿Quién inventó los stilettos? ¿Cuál es su origen? ¿Por qué son objeto de deseo de muchas mujeres y toda una provocación para algunos hombres? Y sobre todo, ¿por qué a mi marido le gira la cabeza en plan niña del Exorcista cada vez que rompo un par y al día siguiente me compro el mismo modelo? Veamos… que sí, que yo soy muy de zapatillas pero los tacones de aguja son muy socorridos, cariñín, y me ahorran quebraderos de cabeza (si no me la rompo antes con ellos, of course).

 

Yo tengo el poder.

Definiendo conceptos

En el caso de que no seas adicta a la moda o tengas cosas más importantes que hacer en tu vida que memorizarte los dos millones de términos fashionistas que invaden las revistas, quédate con este sencillo concepto:

stilettos = zapatos de tacón de aguja de siete centímetros y medio.

Por suerte, el mercado nos ofrece mucha diversidad de modelos y medidas de tacón que pueden variar desde unos manejables cinco centímetros hasta los imposible trece, número gafé donde los haya y, especialmente, cuando hablamos de zapatos (noche arruinada).

La penúltima y nos vamos a casa…

¿Por qué se llaman stilettos? (En lugar de vil asesinos, por ejemplo)

El origen del término stiletto poco tiene que ver con la moda y el calzado. Su procedencia es latina y su significado era “aguja o punzón”. En el Renacimiento también se denominaba stilettos a las dagas afiladas que utilizaban los asesinos para cometer sus crímenes. Y se dice que debido a ese parecido gráfico entre dicho modelo de zapato y el estilete letal, estos zapatos se asociaron con el fenómeno femme fatale tras la Segunda Guerra Mundial.

daga

Sin embargo, los zapatos de tacón de aguja fueron mucho más anteriores a las historias de Mata Haris y espías. Ya en siglo XVIII fueron datados algunos modelos, aunque tuvieron que pasar más de doscientos años para que el diseñador francés, Roger Vivier los reinventara con materiales más asequibles y bajo el término por el que hoy todas conocemos: stilettos.

Roger Vivier. El creador de los stilettos

Roger Vivier. El creador de los stilettos

Estamos de acuerdo en que no es nada fácil caminar sobre un cono de medio centímetro de base por diez de altura; y, mucho menos, por el centro de la ciudad atravesando obras, el troquelado antideslizamiento del pavimento, las rejillas de ventilación del metro o el dichoso agujero de la tapa de los alcantarillados (una trampa mortal ideada por alguna mente perversa, ñeee) .

Glamconsejo: yo también los utilizo como medida para el arroz ;)

Glamconsejo: yo también los utilizo como medida para el arroz 😉

“Nimiedades”, me respondería el genio de Vivier que nunca tuvo que correr a la parada del autobús subido en uno de sus modelos porque llegaba tarde a la oficina. La intención del gran diseñador siempre fue afilar el tacón todo lo posible para que la mujer pudiera lucir una figura más estilizada, de piernas esbeltas y cuyo caminar le exigiera un paso corto y, por ende, un vaivén sinuoso de sus caderas. Obviamente, este caballero antepuso la estética por encima de la comodidad de las mujeres. Y obviamente, buscaba que cualquier fémina subida en sus tacones pudiera captar la atención de todos los hombres a su alrededor.

Y si te atreves también puedes hacer yoga-lettos (invitado quedas a una sesión, Jared Letto)

Y si te atreves también puedes hacer yoga-lettos (invitado quedas a una sesión, Jared Letto)

Mujer en stilettos, ¿mujer poderosa?

Además de la connotación erótica que suponen estos zapatos para los caballeros (sobre todo, fetichistas y masoquistas), a los stilettos también se les ha otorgado el don de “empoderar” a la mujer.

Personalmente no creo que el poder, la feminidad o sensualidad de una mujer dependa de los zapatos que utilice y, mucho menos, de los centímetros que midan sus tacones. Creerse o no poderosa es más una cuestión de actitud que de moda. Es un sentimiento. Es lograr sentirse cómoda y segura en la piel de una misma.

Van a juego con mi coche. ¿Qué pasa?

Van a juego con mi coche. ¿Qué pasa?

Aclarado esto, me confieso fiel amante de los stilettos pero por otros motivos más terrenales:

  • Son un complemento básico y atemporal: puedes lucirlos en una fiesta, en una reunión o entrevista de trabajo, de terracitas con amigas, en verano o invierno, el año que viene o dentro de una década; y con la seguridad de que no han pasado de moda.
  • Da igual que lleves un vaquero roto, una camiseta básica y un moño medio deshecho. Te calzas unos stilettos, te pintas los labios de rojo y nadie pensará que un minuto antes te encontrabas despatarrada en el sofá pegándote con los apuntes de Filosofía.
  • Vestida de la cabeza a los pies o simplemente como dios te trajo al mundo: los stilettos siempre te darán un toque sexy.
  • Y cuando no tengo ni idea de cómo combinar un vestido de estampado complicado (ese quebradero del que os hablaba al principio del post), me calzo unos stilettos negros y lista para trotar. O tropezar…
  • ¡Ah! Y son económicos. Puedes adquirir un par muy baratos gracias a Inditex o de piel 100% en Molé Molé , una firma española con una excepcional calidad-precio. Te la recomiendo.

En fin, que los stilettos pueden ser un “salvaocasiones” que escondes en tu fondo de armario. Eso sí, no lo olvides: los zapatos no nos hacen más bellas a las mujeres. Somos nosotras las que realzamos la belleza real de un sencillo par de zapatos.

¡Quién me mandó mudarme a un cuarto sin ascensor!

¡Quién me mandó mudarme a un cuarto sin ascensor!

Fotos: Molé MoléLouboutinJimmy ChooPixabay
Miss-Zapatos_banner_jpg

firma_ana

Déjame un comentario

Comentarios

También te gustará